Vaginismo: Causas y soluciones

vaginismo

El vaginismo forma parte de las enfermedades ginecológicas, se trata de una disfunción sexual que afecta a las mujeres. El vaginismo se caracteriza causar contracciones involuntarias de los músculos pertenecientes al suelo de la pelvis, el cual se encuentra en los alrededores de la vagina esto provoca el cierre total o parcial de la misma. Originando dolor, además imposibilita para tener alguna penetración en el acto sexual, inclusive dificulta cualquier exploración de ginecología o insertar un tampón.

Por lo general, la edad en la cual a las mujeres les aparece esta alteración es en la adolescencia, según los especialistas en el tema. Cuando una mujer va al ginecólogo para su primera consulta, pretende iniciar relaciones con penetración o para introducirse un tampón.

No obstante, al hablar de vaginismo secundario, se denomina  de esta forma al procedimiento donde una mujer luego de varias relaciones sexuales con penetración por un periodo de tiempo, posterior a ellas no puede tener penetración alguna, la edad de las mismas es más amplia e inconstante.

A continuación, vamos a explicar algunas causas y soluciones sobre esta enfermedad ginecológica, el vaginismo, que afecta a muchas mujeres en el mundo.

¿Cuáles son las causas del vaginismo?

Debido a que, el vaginismo es una enfermedad ginecológica, considerada como una disfunción sexual femenina, sus causas son de diversa índole. Es posible que, se derive de una condición médica por algún tipo de cirugía, de infección e inclusive durante la menopausia.

No obstante, las principales causas del vaginismo son circunstancias psicológicas y psicosociales, muchas asociadas con experiencias traumáticas, culpabilidad o miedo. A continuación, mencionaremos algunas de estas:

Causas Físicas

Este tipo de causas representan un pequeño porcentaje de incidencia en esta enfermedad ginecológica, entre las cuales pueden ser:

  • Himen rígido.
  • Tumores pélvicos.
  • Carúnculas uretrales.
  • Inflamación de la pelvis.
  • Estenosis de la vagina.

Causas Psicológicas

Estas se consideran las causas más frecuentes del vaginismo, son las siguientes:

  • Miedo al embarazo y/o al coito.
  • Educación sexual insuficiente, muy restrictiva o sin ningún tipo de restricción, creencia en mitos, desinformación en el tema sexual, estereotipos, entre otros. La educación sexual represiva es causante de culpas, dudas y miedos previos a las relaciones sexuales.
  • Ansiedad anticipada en relación a la penetración.
  • Haber sido víctima de una agresión, abuso o violación.
  • Previas experiencias con relaciones sexuales o de ginecología negativas.
  • Disparidad hacia la pareja.
  • Autoestima y autoimagen corporal negativa.
  • Constantes estados de ansiedad o depresión.

En términos generales, las causas de cada uno de los trastornos de vaginismo en cada una de las mujeres depende de su origen y características particulares, los tratamientos también se direccionan individualmente. Así como también, considerando los diversos niveles, psicológicos, físicos y eróticos de la pareja afectada.

Síntomas principales del Vaginismo

Uno de los principales síntomas del vaginismo se presenta en forma de contracciones involuntarias, las cuales son muy frecuentes y constantes. No se tiene control de la musculatura vaginal, en específico el músculo pubocoxígeno, allí se contrae y cierra la entrada a la vagina.

Por lo tanto, no se tiene ningún acceso a la vagina, esto impide o dificulta tener relaciones sexuales que incluyan la penetración, inclusive dificulta acceder  a ella en un examen de ginecología.

En este sentido, el nivel de gravedad tiene diversa variedad, debido a que se presentan contracciones leves que no causan dificultad alguna, hasta espasmos propagados que complican en gran medida la introducción de cualquier objeto. Asimismo, si se intenta la inserción o penetración causa la contracción y puede llegar a provocar un gran dolor.

Para no llegar a un vaginismo de nivel crónico es necesario tomar el tratamiento a tiempo, de esta manera evitar que se provoque una hostilidad con relación al sexo, a la intimidad y al hecho de tener relaciones sexuales. Por lo tanto, es importante tener el tratamiento apropiado y seguir las recomendaciones del médico.

Tratamientos y posibles soluciones al Vaginismo

En la actualidad, existen muchos tratamientos y terapias para el vaginismo, incluyendo la cirugía que muchas mujeres toman esta alternativa, sin embargo en la mayoría de los casos no es la mejor decisión. Debido a que, una operación trae mayores consecuencias negativas que positivas.

Por lo tanto, lo más recomendable es considerar algunos de los tratamientos que se mencionan a continuación y combinarlos para aumentar su efectividad.

1. Educación sexual

Es muy importante considerar que, la mayoría de personas que sufren vaginismo han tenido experiencias muy traumáticas o su educación sexual ha sido muy escasa y/o represiva; la mejor solución será la psicoeducación y conocimiento sobre el procedimiento normal que se utiliza en las relaciones íntimas y sexuales.

Esta será la mejor herramienta para aplicar, la educación sexual acerca de los tratamientos y las diversas situaciones que pueden presentarse en una relación sexual normal. Esto trae consecuencias positivas para las mujeres.

2. Técnicas de exposición a estímulos

Una de las mejores técnicas para disminuir la ansiedad, inseguridad y el miedo que causa el vaginismo, es exponerse gradualmente a la penetración o inserción de objetos dentro de la vagina. En este sentido, se deben aplicar técnicas para desensibilizar de manera gradual y sistemática para ir reconociendo y superando los miedos paso por paso, finalizando con la realización del acto en sí sin ningún tipo de aversión ni ansiedad.

El mejor tratamiento comienza con la propia observación, luego con una exploración táctil de toda la zona genital, después es posible utilizar dilatadores especiales, ayudándose con la mano de la pareja. Todo esto de una forma progresiva que culmina con el acto sexual.

3. Entrenamiento muscular

Este se considera el tratamiento más popular para el vaginismo, ejecutar técnicas para controlar los músculos pélvicos, conocer cómo contraer y relajar de forma natural, elevar el tono de la musculatura y controlar la zona pélvica. Los ejercicios de Kegel son los más comunes y recomendados para ello.

4. Uso de dilatadores vaginales

El uso de los dilatadores vaginales es un tratamiento para el vaginismo, se deben aplicar de forma progresiva o gradual para disminuir la ansiedad y el miedo a la penetración, inclusive ayudan a fortalecer los músculos pélvicos.

5. Incluir a la pareja

Es muy importante que la pareja esté consciente del problema que afecta a su mujer, resulta de gran ayuda física y psicológica. Es necesario tener asesoría para saber cuáles son los procedimientos a seguir.

Te puede interesar

Leave a Reply