Tipos de placas endometriales

Enfermedades como la endometriosis atacan de diferentes formas a una gran cantidad de mujeres en el mundo. Cada una puede experimentar síntomas diferentes ya que el padecimiento se presenta de maneras sumamente variables en el organismo. Conocer estas formas es una herramienta eficaz a la hora de establecer cualquier tipo de diagnóstico, tanto para los médicos como para la paciente.

Esta enfermedad se divide en formas sumamente variadas, clasificadas según algunos factores específicos. Puede ir desde tipo hasta sus niveles de intensidad, por lo que hay distintos estudios para definirla con exactitud. Los procedimientos que se realicen estarán determinados por la facilidad que se tenga, o no, de detectar el problema en cuestión.

Es importante destacar que la endometriosis puede ser silenciosa en muchos casos particulares. De este modo se da la posibilidad de que las placas no puedan ser detectadas, a pesar de su tamaño o lugar de posición. Esto puede llegar a poner en riesgo la salud integral del paciente y por ende sus órganos reproductores.

Igualmente se debe recordar que la endometriosis se define por ser un problema que se produce por un mal funcionamiento del endometrio. El inconveniente comienza al verse alterado su función principal, la de preparar el útero para la gestación. Por este motivo el tejido endometrial comienza a crecer en otras partes del organismo, presentando así complicaciones mayores.

Las placas endometriales

Cuando se habla de placas de tejido endometrial se refiere precisamente a las que se forman en la cavidad uterina. Las mismas, como se mencionó anteriormente, preparan al organismo para la llegada de un embrión. Estas pueden formarse igualmente en otros lugares del sistema reproductor, ocasionando dolores y sangrado.

Las placas endometriales pueden dividirse de diferentes formas. Al reconocerlas adecuadamente se puede hacer un diagnóstico que dependerá igualmente del lugar en donde aparezcan. Las mismas también están divididas según su gravedad, ya que unas pueden ser más problemáticas que otras.

Los ginecólogos deben de hablar claramente con la paciente con respecto a las placas endometriales que consiguen en su organismo. De hecho es tan importante que esto ocurra debido a que muchas veces no aprenden a reconocerlas adecuadamente. De este modo se puede ocasionar una confusión que derivara en un mal cuidado de la endometriosis en general.

Los tipos de placas endometriales se dividen comúnmente según su gravedad. Cada una lleva la asignación específica de un nombre que será utilizado a partir del diagnóstico. Igualmente tendrán características definidas que las hacen fácilmente reconocibles para los expertos.

Implantes

Los implantes son placas endometriales que sobresalen por su tamaño, el cual es bastante pequeño. Precisamente debido a estas dimensiones es que son los más difíciles de detectar ya que es la fase más temprana de la enfermedad. Por este motivo ante cualquier señal del padecimiento es recomendable hacerse los estudios pertinentes con especial énfasis.

Otra de sus características es que son placas superficiales. Este es otro factor que afecta, en gran medida, su detención a tiempo. Las pacientes con implantes puede que no presenten síntomas tan graves como aquellas con otro tipo de placas.

Nódulos

En este caso el problema puede notarse con una mayor facilidad. Esto se debe a que el tamaño de las placas conocidas como Nódulos es mucho más notorio. Al ser más grande que los implantes ocasionan un dolor más pronunciado. La mayoría de los casos de endometriosis son detectados en esta etapa debido a las complicaciones que genera. Por todo lo anterior es que se dice que en esta etapa es que la enfermedad se siente más invasiva.

Endometriomas

La tercera clasificación de las placas endometriales son los endometriomas, también conocidos como quistes ováricos. Esta es la etapa más preocupante de la enfermedad debido a la aparición de capsulas formadas por tejidos. Las mismas tienen en su interior un líquido marrón, por esta razón es comparada con el color del chocolate.

Los dolores que puede presentar una paciente con endometriomas llegan a ser insoportables, a tal punto que generan desmayos. Igualmente se puede presentar un descontrol del periodo menstrual, dolores en otras zonas del cuerpo e infertilidad. Para evitar estas consecuencias lo mejor es hacer el tratamiento corresponden en el menor tiempo posible. De esta manera la recuperación será más rápida y los síntomas desaparecerán en menor tiempo.

Te puede interesar

Leave a Reply