¿Qué es el mioma uterino? 

miomas uterinos

Se definen el mioma uterino como unos tumores benignos con bastante matriz extracelular, derivados de los miocitos y se hacen presentes en el miometro. Estos miomas se van originando por medio de las células del músculo liso ubicado en las paredes del útero, en muchas ocasiones son múltiples, pero en otros casos son únicos.

Diversos estudios desde los años 60 contemplan la posibilidad que su origen sea clonal, esto quiere decir que proceden de un miocito único, el cual sufre una alteración o mutación que ayuda con la proliferación. Sin embargo, aún es desconocido si es la única razón por la cual se generan los miomas.

Estos miomas también llamados fibromas uterinos, se hallan el cuerpo uterino, no obstante, existen algunos casos donde se pueden presentar en la cérvix o el cuello uterino. A continuación, vamos a detallarte algunos aspectos sobre el mioma uterino.

Causas del mioma uterino

Por lo general, es normal que las mujeres mayores de 20 años de edad sean diagnosticadas con miomas uterinos, elevando la cifra con la edad, sin embargo, las causas puntuales aún son desconocidas para la mayoría de los especialistas en el tema.

En relación a las causas posibles, algunos aseguran que su formación es a causa de las hormonas. Incluyen el factor de las hormonas por su estrecha relación con la progesterona, puesto que es la que ayuda con el crecimiento de este tipo de tumor.

Tipos de miomas uterinos

Entre los tipos de mioma uterino podemos mencionar los siguientes:

  • Miomas Submucosos: Son los tumores que se forman y crecen en el endometrio o en la capa interna del útero, es uno de los menos asiduos, sin embargo genera muchas complicaciones.
    • Es posible encontrar un subtipo, mioma submucoso pediculado, los cuales es posible que se sometan a las contracciones uterinas y ser expulsados, produciendo un degeneramiento.
  • Miomas Intramurales: son los tumores que se forman en la pared del útero, provocando ciclos menstruales con abundante sangrado, o se produce sangrado entre los ciclos.
  • Miomas subserosos: son los tumores que se forman en la capa externa del útero, los cuales mientras van creciendo causan dolores y sensación de presión en el abdomen.

Síntomas de presentar miomas uterinos

En una 50% de la totalidad de casos con miomas uterinos no desarrollan ningún tipo de síntomas, y en los demás pueden llegar a ser muy variados y particulares, además influye el tamaño, la localización y la dirección en el crecimiento del mioma.

Pero, los síntomas generales de presentar miomas uterinos son los siguientes:

  • Trastornos en el sangrado del ciclo menstrual.
  • Dolores y molestias en la pelvis.
  • Sensación de presión en el estómago.
  • Micción con gran frecuencia.
  • Estreñimiento con compresión, en algunos casos.

Trastornos del sangrado menstrual

En términos generales, se ha asociado a los miomas uterinos con las hemorragias anormales del útero, pero los datos no son definitivos, puesto que en la mayoría de los casos, la edad en la cual son más comunes los miomas coincide con las mencionadas hipermenorreas. En este sentido, aún los especialistas no han determinado si es una razón o solo una coincidencia.

Otros síntomas pueden ser: sangrado entre ciclos menstruales, menstruaciones de sangrado abundante, y en algunos casos coágulos de sangre. Cuando los periodos son de esta forma, duran más de lo que normalmente lo hacen, inclusive con más dolor. Así mismo, se elevan las ganas de orinar y se presentan calambres en la pelvis.

¿Cómo prevenir la aparición de miomas uterinos?

En primer lugar, para prevenir la aparición de miomas uterinos es necesario y muy importante mantener un peso adecuado, controlar el peso y evitar la obesidad o sobrepeso.

Pero, en general no existen pasos muy claros para la prevención total de padecer miomas uterinos, sin embargo, esta afección no es frecuente en mujeres que mantienen una dieta baja engrasas y saludable, además se ejercitan con gran frecuencia.

Lo  más recomendable a todas las mujeres es la realización periódica de revisiones para detectar a tiempo la formación de miomas, así como visualizar el desarrollo cuando surgen los miomas.

Diagnóstico de un mioma uterino

Para lograr un diagnóstico de mioma uterino es necesario realizar un examen pélvico, el cual va a mostrar los cambios en el útero y su forma.

Pero, en algunos casos con un estudio simple no se podrá determinar si existen miomas uterinos, más cuando la paciente tiene obesidad o sobrepeso. En este caso, es necesario que el médico realice otro tipo de diagnóstico, tales como:

  • Ecografía: con esta se podrá crear una imagen con más definición del útero.
  • Resonancia magnética: con los imanes utilizados y las ondas se podrá crear una imagen completa del útero.
  • Histeroscopia: por medio de un tubo que se introduce en la vagina se va a poder observar el interior del útero por completo.

Tratamientos para miomas uterinos

El tratamiento para los miomas uterinos va a depender del médico y la propia evolución del tumor en cada mujer en particular. Pero, en general las opciones son las siguientes:

  • Anticonceptivos: ellos van a ayudar al control de los ciclos menstruales con sangrado abundante.
  • Dispositivos uterinos: los cuales segregan algunas hormonas que van a contribuir a la reducción del sangrado excesivo.
  • Suplementos de hierro; es una excelente opción, sobre todo en las pacientes con anemia y sangrado abundante.
  • SPRMS (Moduladores selectivos del receptor de la progesterona): es uno de los tratamientos más actuales e innovadores, el mismo bloquea los receptores de progesterona del mioma. Reduciendo el tamaño y volumen del tumor así como el sangrado abundante
  • Análogos del GnRH: funcionan bloqueando la sintetización de las hormonas femeninas (progesterona y estradiol). Ayudan a controlar el sangrado y reducen el volumen del tumor. Sin embargo, su uso se limita por los efectos secundarios que produce.

En términos generales, es necesario que la paciente se realice estudios de forma periódica según lo establezca su médico, incluyendo exámenes pélvicos, ecografías, entre otros. De esta forma, se hará un seguimiento al estado de los miomas y la aplicación de diversos tratamientos en caso de agravarse.

Te puede interesar

Leave a Reply