Saltar al contenido

La hemorragia posparto

hemorragia posparto

Se denomina hemorragia posparto al sangrado abundante producido después de dar a luz. El cual, por lo general, se presenta en el 1% al 5%  de las mujeres, más recurrente cuando el parto fue por cesárea. La hemorragia posparto es posible que se origine antes o después de haber expulsado la placenta, por lo tanto la pérdida total de sangre, aproximadamente cuando se trata de un parto vaginal es de 500 ml.

El promedio en general de un parto por cesárea es de 1000 ml, este tipo de hemorragias se producen de manera inmediata luego del parto, pero en otras ocasiones es posible que se origine posterior  a él.

Ahora bien, en el siguiente artículo vamos a explicar algunos aspectos relacionados con el tema de la hemorragia posparto.

¿Cuáles son las causas de la hemorragia posparto?

Luego de haber dado a luz, por lo general, el útero se seguirá contrayendo y expulsará la placenta, los músculos se siguen estrechando. Puesto que, al realizar la expulsión estas contracciones son las que van a ayudar a la compresión de los vasos sanguíneos del área donde se adhiere la placenta.

Cuando las contracciones uterinas no son bastante fuertes, dichos vasos van a sangrar excesivamente produciendo una hemorragia. Esta se considera la causa más común de la hemorragia posparto, sin embargo, el sangrado puede continuar al quedar restos de la placenta que aún no se han desprendido.

Ahora bien, existen mujeres expuestas a un riesgo más alto de sufrir hemorragias posparto. Algunos de los elementos que elevan este riesgo son los siguientes:

  • El desprendimiento prematuro de la placenta que está adherida en el útero.
  • Casos de placenta previa, cuando se implanta muy cerca o cubre la apertura del cuello uterino.
  • Sobredistensión del útero, casos de agrandamiento en exceso del útero por causa de una gran cantidad de líquido amniótico producido o el bebé era muy grande (peso más de 4 kilogramos).
  • Los embarazos múltiples o gemelares, con más de una placenta por expulsar y el útero agrandado.
  • En caso de sufrir hipertensión gestacional o preeclampsia, a causa un embarazo inducido.
  • Si la mujer ha tenido anteriormente muchos partos.
  • Como consecuencia de un trabajo de parto largo.
  • Uso de anestesia general.
  • Algún tipo de infección.
  • En un parto asistido por ventosa o uso de fórceps.
  • Obesidad o sobrepeso.
  • Consumo de medicamentos que paran las contracciones.
  • Consumo de medicamentos que inducen el parto.

Existen otros aspectos que pueden originar en una hemorragia posparto, se mencionan a continuación:

  • Desgarramiento del cuello uterino o el tejido vaginal.
  • Desgarramiento de los vasos sangrantes del útero.
  • Sangramiento en un área del tejido no visible de la pelvis, donde se produjo un hematoma, por lo general en la vagina o la vulva.
  • Algún trastorno de coagulación sanguínea, tal como coagulación intravascular diseminada.
  • Placenta accreta, una adherencia no típica de la placenta en el interior del útero.
  • Placenta increta, cuando los tejidos de la placenta invaden los músculos uterino.
  • Placenta percreta, cuando los tejidos de la placenta se han extendido hasta el músculo uterino.

¿Por qué es un problema la hemorragia posparto?

Cuando no se trata a tiempo la hemorragia posparto, con una pérdida de sangre rápida y en exceso causa una baja en la presión arterial y puede producir un suceso de shock grave.

¿Cuáles son los síntomas de la hemorragia posparto?

Algunos de los síntomas que se presentan con la hemorragia posparto son los siguientes. Pero, es necesario aclarar que, cada una de las mujeres puede experimentar de distinta manera dichos síntomas. A continuación los mencionamos:

  • Sangrado excesivo que no se puede controlar.
  • Presión arterial baja.
  • Aumento en la frecuencia cardíaca.
  • Disminución en los glóbulos rojos.
  • Inflamación y dolor en los tejidos y músculos de las áreas vaginal y perineal, cuando la hemorragia es a causa de u hematoma.

Debido a que, estos síntomas de la hemorragia posparto se cofunden con otro tipo de enfermedades, por lo tanto la recomendación es consultar y acudir al médico de confianza.

¿Cómo se diagnostica la hemorragia posparto?

Además, del examen físico y de la historia clínica de la paciente, el diagnóstico de hemorragia posparto está basado en resultados de pruebas de laboratorio. Entre los estudios  que se pueden mencionar están:

  • Calcular la cantidad de pérdida de sangre.
  • Medir la presión arterial y la frecuencia del pulso.
  • Conteo de glóbulos rojos o hematocrito.
  • Factores que causan la coagulación sanguínea.

Tratamiento de la hemorragia posparto

Los tratamientos para la hemorragia posparto los va a determinar el médico, se basa en los siguientes factores:

  • El embarazo, historia clínica y el estado general de la salud.
  • El nivel de gravedad de la hemorragia.
  • Tolerancia a alguna medicación, tratamiento o procedimiento.
  • Tiempo de duración del inconveniente.
  • Considerar la opinión o preferencia.

El principal objetivo para tratar una hemorragia posparto es descubrir y detener la razón del sangrado lo más pronto posible. Entre los tratamientos para mejorar la hemorragia posparto se encuentran:

  • Medicación para la estimulación de las contracciones uterinas.
  • Masajes manuales en el útero, para la estimulación de contracciones.
  • Extracción o extirpación de los restos de la placenta que aún permanecen en el útero.
  • Estudios en el útero y los demás tejidos pélvicos, así como un examen en la vulva y vagina, de esta forma se buscan las áreas que requieran atención y tratamiento.
  • Un catéter de Foley o Balón de Bakri para la compresión de la hemorragia dentro del útero. Es posible tapar el útero con algunas esponjas o gasas estériles si no se tiene el catéter o el balón.
  • Una cirugía o laparotomía para cortar en el abdomen y descubrir qué causa el sangrado o hemorragia posparto.
  • Ligar los vasos sangrantes o utilización de suturas de compresión en el útero.
  • Histerectomía, la extirpación por cirugía del útero. Como último recurso.

Uno de los tratamientos para la hemorragia posparto es reponer la sangre y líquidos perdidos. Es posible realizar una transfusión de sangre, líquidos o derivados cualquiera por la vía intravenosa previniendo cualquier shock. Inclusive administrar oxígeno con mascarilla. La hemorragia posparto se puede convertir en algo grave, pero su detección rápida y tratamiento a tiempo garantiza una total recuperación.