Infección por clamidia

infección clamidia

La clamidia forma parte de las enfermedades de transmisión sexual comunes. La misma es causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis, puede afectar tanto a los hombres como las mujeres. En las féminas, se contrae en el cuello uterino, la garganta o el recto. Mientras que, los hombres pueden contagiarse en la uretra (la parte interior del pene), la garganta o el recto.

¿Cómo se contrae la clamidia?

Las personas se contagian con clamidia cuando tienen sexo, bien sea vaginal, oral o anal con alguna persona que se encuentra infectada. Inclusive, las mujeres con clamidia se la pueden transmitir a su bebé en el parto.

En relación a las personas que tuvieron clamidia y se trataron anteriormente, tienen más posibilidades de infectarse nuevamente al mantener relaciones sexuales sin ningún tipo de protección con otro infectado con esta enfermedad.

¿Quién está en riesgo de contraer la infección por clamidia?

Las personas que se encuentran en un mayor riesgo de contraer clamidia son los jóvenes, en especial las mujeres. Por lo tanto, es más alta la probabilidad de contagio de esta infección para aquellas personas que no utilizan protección en sus relaciones, o en dado caso mantienen diversas parejas con frecuencia.

¿Cuáles son los síntomas de la clamidia?

En términos generales, la infección por clamidia no presenta con síntomas visibles, por esto la mayoría no se da cuenta que está contagiado. Entonces, estos asintomáticos con más rapidez pueden infectar a otras personas. Pero, dichas señales se pueden hacer notables semanas después de haber sido contagiado, si presenta los siguientes síntomas está infectado con clamidia:

La sintomatología en las mujeres es:

  • El Flujo vaginal es anormal, con un fuerte y mal olor.
  • Ardor al momento de orinar.
  • Presenta dolor o molestias al tener sexo.
  • Cuando se extiende, se presentan dolores abdominales, fiebre o náuseas.

Los síntomas presentes en los hombres son:

  • Secreción o supuración del pene.
  • Molestias o ardor al orinar.
  • Picazón, molestias y ardor en los alrededores de la abertura del pene.
  • Inflamación y dolor en los testículos, este síntoma es menos recurrente.

Cuando la clamidia afecta al recto es posible tener dolor en el recto, sangrado o secreción, incluye a las mujeres y a los hombres por igual.

¿Cómo puedo saber si tengo clamidia?

Para poder diagnosticar la presencia de clamidia, es necesario realizar algunas pruebas de laboratorio. Es posible que con una muestra de orina sea suficiente para conocer el resultado, sin embargo, en las mujeres en ocasiones se usa un hisopo de algodón, con él se toma una muestra de su vagina para poder detectar la presencia de clamidia.

¿Quién debe hacerse la prueba de la clamidia?

Es necesario que, si se presentan los síntomas por clamidia anteriormente descritos, se debe acudir al médico de inmediato, o en caso que su pareja tenga una enfermedad de transmisión sexual. Del mismo modo, es importante que las mujeres en estado se realicen la prueba al asistir a su primer control prenatal.

A continuación, se mencionan las personas con un alto riesgo de requerir una prueba anual para detección de clamidia son:

  • Mujeres en edad de 25 años o menos, con una vida sexual activa.
  • Mujeres mayores que mantienen múltiples parejas o nuevas parejas sexuales.
  • Parejas con alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Hombres con pareja del mismo sexo que mantengan una vida sexual activa.

¿Cuáles son las complicaciones de la infección por clamidia?

Las complicaciones por clamidia en las mujeres, la infección cuando no es tratada se extienden hasta el útero y las trompas, esto causa una enfermedad pélvica inflamatoria. La misma es causante de daños al aparato reproductor. Inclusive les provoca dolores crónicos en la pelvis, embarazo ectópico e infertilidad.

Aquellas féminas que se han contagiado con clamidia en varias ocasiones, el riesgo para complicaciones crónicas por esta infección es más alto, causando graves daños en el sistema reproductivo.

En lo que respecta a los hombres y las complicaciones por clamidia, no presentan problemas como consecuencia. En algunas ocasiones, les infecta el epidídimo (tubo donde se transportan los espermatozoides). A veces les causa dolores y fiebre, en muy rara la vez les causa infertilidad.

Ahora bien, tanto en hombres como mujeres, la clamidia les puede causar artritis reactiva. Debido a que, es una infección el organismo tiene como reacción este tipo de artritis.

En cuanto a los bebés recién nacidos de las madres infectadas con clamidia, ellos pueden contagiarse con una infección en los ojos y neumonía. Inclusive, existe la posibilidad que nazca prematuro.

Cuando la clamidia no se trata, los riesgos son más altos para contraer o transmitir SIDA/VIH, por lo tanto, es necesario que se aplique tratamiento a tiempo.

¿Cuáles son los tratamientos para la clamidia?

Este tipo de infección, la clamidia se trata y cura con antibióticos. Inclusive, en ocasiones con una sola dosis se cura, o en otras se requiere  tomar medicamentos por al menos siete días. Sin embargo, los daños permanentes causados por la clamidia no se curan con los antibióticos.

Si se encuentra infectado, se recomienda no tener relaciones sexuales con la pareja hasta que la infección sea curada. En caso de haber recibido una dosis única de antibióticos, es necesario esperar al menos 7 días luego de ingerido el medicamente para iniciar nuevamente con las relaciones sexuales. Igualmente, si el tratamiento es por 7 días, tener coito luego de cumplido.

Luego de haber cumplido el tratamiento, es posible contraer la infección de nuevo, por lo tanto se recomienda realizarse la prueba tres meses después de terminado el tratamiento.

¿Cómo puedo evitar el contagio con clamidia?

En primer lugar, debido a que la clamidia se transmite por medio de las secreciones sexuales, tales como el semen, secreción vaginal y el líquido previo a la eyaculación. Por lo tanto, la forma más efectiva para evitar contagiarse con clamidia es no tener sexo vaginal, oral o anal.

No obstante, no es una opción viable para la gran mayoría, entonces, es necesaria la protección con condones y barreras bucales de látex para evitar contagiarse no solo de clamidia, sino con cualquier enfermedad de transmisión sexual. En este sentido, con la protección se reducen las posibilidades de contraer cualquier ETS al ser sexualmente activo.

Asimismo, se recomienda realizarse de forma periódica las diversas pruebas para detectar la presencia de alguna enfermedad de transmisión sexual. De esta manera, es posible mantener una vida sexual activa saludable.

Te puede interesar

Leave a Reply