Saltar al contenido
FIV

Edad y fertilidad masculina ¿Influye la edad del padre?

fertilidad masculina y edad

Cuando se trata de la edad masculina y la esterilidad, esta tiene una gran influencia para la fertilidad. Debido a que, durante toda su vida el hombre produce espermatozoides, sin embargo mientras transcurre el tiempo existen algunos cambios que afectan. Tales como cambios en el seminograma y la oxidación de espermatozoides, esto causa una reducción en la capacidad del semen para fecundar.

De igual manera, con el paso del tiempo se va dañando el material genético que contienen los espermatozoides, causando diversas enfermedades en los futuros hijos. En este sentido, cuando se trata de la edad en las mujeres y cómo afecta al tener hijos es muy conocido, al contrario en los hombres, por lo tanto es importante conocer que ellos también tienen un reloj biológico.

Envejecimiento fisiológico del aparato reproductor masculino

El envejecimiento fisiológico del aparato reproductor del hombre se manifiesta con diversos aspectos a considerar:

  • En un seminograma, la producción seminal se reduce de manera progresiva y muy lenta. Esto debido al envejecimiento de las llamadas vesículas seminales, este órgano es el encargado de producir el líquido que permite la movilidad de los espermatozoides que producen los testículos.
  • El porcentaje de los espermatozoides con máxima movilidad tiene una reducción considerable por año.
  • Con el paso del tiempo se lesionan y oxidan las cadenas de ADN que poseen los espermatozoides.

La edad paterna avanzada está en relación con las siguientes patologías en su descendencia:

La edad masculina está asociada con una alta tasa de las alteraciones cromosómicas de espermatozoides, así como las nuevas mutaciones que se presentan como abortos, esterilidad, malformaciones o enfermedades congénitas en los futuros hijos. Por lo tanto, el riesgo de las mutaciones espontáneas de un gen se considera 5 veces más alta en un padre con 45 años de edad que en un hombre de 20 años.

A continuación se explican algunas de las patologías de descendencia:

  1. Anomalías cromosómicas. Se considera que al menos en un 10% de Síndromes de Down y en un 40% de Síndromes de Klinefelter, se encuentran relacionados con la edad del padre con una edad mayor de 55 años.
  2. Enfermedades como: esclerosis tuberosa, enanismo acondroplásico, nuevos casos de neurofibromatosis, Síndrome de Apert, retinoblastoma bilateral y Marfan. En relación al enanismo acondroplásico, el gen afectado es el de crecimiento, el mismo también puede ser heredado por la probabilidad en un 50% de pasarlo a su descendencia, pero también podría ser una nueva mutación y nacer con esta mutación sin ningún antecedente de ella.
  3. Otras patologías: tales como el autismo en sus diversos niveles y la esquizofrenia. El aumento de este riesgo se va elevando con la maternidad y la paternidad tardía.
  4. Inclusive, los nietos tienen la probabilidad de correr un alto riesgo de padecimiento de diversas patologías que no se hicieron presentes en la hija de un padre con edad avanzada, entre las que se encuentran distrofia muscular de Duchenne, Síndrome de X frágil y unas tipologías de hemofilia.

Mutaciones genéticas

Se denomina mutación al cambio en la información que lleva algún gen. Debido a que las personas, generalmente, tenemos 23 pares de cromosomas donde cada cromosoma tiene una cantidad específica de genes. Entonces, cada uno de ellos es responsable del funcionamiento de nuestro organismo o de las características físicas.

Sin embargo, las denominadas mutaciones genéticas son cambios muy necesarios e importantes para la evolución como especie, de esta forma es posible adaptarse a cada entorno. No obstante, es posible que se produzcan errores y mutaciones anómalas en algunas células dándole paso a un tumor o una mutación en las células reproductivas y que nazca un bebé con alguna enfermedad hereditaria.

Mutaciones en los espermatozoides

Las células precedentes de los espermatozoides, llamadas espermatogonias, se va multiplicando en la vida como fetos en la gestación y paran hasta la pubertad, allí se reactivan nuevamente.

Cuando los hombres se encuentran en su etapa de vida sexual activa, el ritmo de la multiplicación de los espermatozoides es de 23 por año aproximadamente. Entonces, es importante tener en consideración que en las etapas de la multiplicación celular existen los riesgos de producirse alguna mutación, por ejemplo que un agente patógeno externo introduzca errores en la cadena de ADN. Por lo tanto, el riesgo aumenta con la mayor cantidad de divisiones que se hayan ejecutado en su vida, relacionadas directamente con la edad del hombre.

Mutaciones a causa de agentes externos inductores

Algunos agentes externos inductores de las mutaciones genéticas son los tóxicos ambientales y las radiaciones ionizantes. Tales como el plomo que causa efectos negativos en los trabajadores de las fábricas de fundiciones de metales, fabricantes de pilas, soldadores, entre muchos otros. Los hijos de estos padres correrán un alto riesgo de desarrollar defectos en su desarrollo neurológico.

El mercurio contenido en las amalgamas y que afecta a los que fabrican prótesis dentales, el cadmio al que se está expuesto por medio de la tierra, el tabaco, agua contaminada o dieta. Además, se deben incluir en esta lista los disolventes de tipo orgánico, estos afectan directamente a tipógrafos, impresores, pintores, soldadores, carpinteros, mecánicos, entre otros.

Edad del hombre y Fecundación in Vitro

Según las estadísticas oficiales la mediana edad de los últimos varones que hicieron una fecundación in vitro es de 41.8 años de edad. De igual manera, se considera que se relaciona positivamente la edad de ambos padres  o cónyuges, donde mientras más edad tenga la madre la edad del padre será más elevada, aproximadamente.

La calidad del semen está determinada genéticamente

En relación a la fertilidad, esta es una característica particular en cada persona con un nivel distinto. Además, según estudios han arrojado que se encuentra relacionada con el cromosoma masculino heredado por parte del padre.

Entonces, se considera de esta forma si no existe ningún tipo de interferencia mientras se desarrolla el testículo fetal por algún tóxico acumulado en la grasa de la madre.

¿Qué podemos hacer?

En caso de que la edad del padre sea superior a los 50 años, se recomienda realizar el DGP Diagnóstico Genético Preimplantacional, este es el análisis genético de los embriones. Además, realizar el Diagnóstico Prenatal, el llamado estudio de Amniocentesis o biopsia de corion, ecografías con un ecógrafo y ecografista con un alto nivel.